Personal


¿El Personal del Hotel La Fenice et des Artistes? Una pequeña gran familia.

Michele, Eleonora y Gregory

Desde hace más de cincuenta años, la familia Facchini junto con su personal hacen latir el corazón del Hotel. Desde temprana edad, Michele aprendió de sus padres el arte de la hospitalidad. Transmitió la pasión a sus hijos Eleonora y Gregory, quienes hoy con pasión cuidan del hotel y de sus huéspedes, su gran familia.


Roberta

Roberta, la espina dorsal del Hotel desde 1981, ahora es Gerente de Reservas. Su extraordinaria amabilidad y dedicación al trabajo demuestran lo mucho que ama al hotel como si fuera su propia casa. Disponible y brillante, es un as en la gestión de las reservas.


Nilda y Daniele

¿Su pasión? Que sus clientes y compañeros de trabajo empiecen cada día con una sonrisa. Nilda y Daniele, ambos apasionados de música y croissants, están especializados en capuchinos y omelettes.


Marco y Mauro

Los brazos operativos del Hotel son Marco y Mauro. Su desafío diario es: el de Marco los números, el de Mauro todo lo que está fuera de lugar. El primero en administración, el segundo entre pasillos y habitaciones, incansables, comprueban todos los días arduas listas de verificación. Solucionadores de problemas de profesión, son nuestra garantía.


Francesco 

Auténtico veneciano y con cuarenta años de experiencia como portero de hotel en Venecia, ostenta con orgullo en su chaqueta el emblema de la Unión Internacional de Porteros de Hoteles «Les Clefs d’Or». Sonrisa, humor y profesionalidad lo convierten en el hombre clave para cada imprevisto y para descubrir cualquier curiosidad sobre Venecia.


Ileana, Andrea y Riccardo

Ileana, con nosotros desde 2005, es la recepcionista por excelencia: la amabilidad y la dulce sonrisa son sus cualidades. Andrea, nuestra nueva adquisición, siempre atento y dispuesto, ya ha hecho del arte de la hospitalidad su gran pasión. Y por último, pero no menos importante, Riccardo, que llega del Lido, siempre trae consigo en el vaporetto tanta simpatía para que el día puede comenzar para todos con el pie derecho.


Beatrice

Beatrice también es una nueva adquisición, se encarga de la recepción, marketing y comunicación «para que el arte aquí se pueda vivir, adquiera vida, para que todos puedan sentirse como en casa y se lleven el recuerdo de un lugar único, que ha quedado casi intacto a lo largo de los años, donde de día sumergirse y de noche dejarse llevar por la calma».


Erwin, Herny, Edwin 

Erwin y Henry, porteros nocturnos muy amables, y nuestro Edwin, dedicado al trabajo y el que mejor conoce todos los rincones del hotel, hace más de veinte años que para todos nosotros son el mejor respaldo sobre el que contar.


Rosa y Marina

Sin Rosa ni Marina, el Residence Piccola Fenice no sería lo mismo. Sus fieles guardianas desde hace años, administran con pasión las reservas y cuidan cada detalle. Ambas hablan con un correcto acento veneciano, que con tenacidad (pero en vano) tratan de enseñar a sus huéspedes, grandes y pequeños.


Nuestras camareras 

Muy competentes y amables, pero sobre todo muy alegres: su simpatía se hace eco diariamente a lo largo de todos los pasillos. «Hello buon giorno», «Sorrrrry, sorry», o «Ghetto un sugaman da prestarme?», son algunas de sus divertidas expresiones.


Margot

Nuestra mascota desde hace 14 años y la sombra del Señor Facchini en todas partes. Margot... tan encantadora como celosa: si queda sola, incluso por pocos minutos (por razones obvias), puntualmente devuelve la cortesía a su amado dueño con una fuerte mordida en el tobillo derecho, su favorito.


Hotel La Fenice et des Artistes | Venice | Los Artistas

Los Artistas

Una estancia aquí significa vivir el arte en todas sus formas: notas musicales, cuadros, libros, fotografías, autógrafos. Huéspedes, artistas, viajeros de nuestro hotel aprecian especialmente la originalidad y el ambiente hogareño. El arte aquí se respira en cada rincón, hay más de 200 pinturas.
Hotel La Fenice et des Artistes | Venice | El Fénix

El Fénix

El Fénix es el símbolo de nuestro hotel. La leyenda cuenta de un pájaro fabuloso, procedente de Arabia. Moría cada 500 años, para renacer de sus propias cenizas. Es un ser raro, casi imposible de encontrar. Nuestro hotel, como un Fénix, vive entre leyenda, historia y realidad.
×

Reservas online